Monday, October 27, 2008

LA TERRIBLE EXPERIENCIA DEL SEXO

Gracias Van.

Buenísimo este libro de consejos sexuales del 1894, para evitar la desagradable experiencia del sexo (dirigido a mujeres).

Reeditan libro de consejos sexuales de 1894
Bajo el lema de 'hazlo poco y de mala gana', Ruth Smythers publicó en la Inglaterra de la época victoriana el texto en con el que ayudaba a las esposas a enfrentar la 'terrible experiencia del sexo'




Redacción
El Universal
Ciudad de México Lunes 27 de octubre de 2008
00:50

Hoy en día existen librerías y páginas de internet repletas de guías para mejorar en la intimidad y obtener mayor satisfacción en el ámbito sexual, sin embargo, en la época victoriana estos ‘consejos' eran diametralmente opuestos a casi todo lo que conocemos en la actualidad.

El sexo a finales del siglo XIX era visto en los mejores términos como algo repugnante, y en los peores como algo bastante doloroso, así que en 1894 Ruth Smythers, esposa de un párroco inglés, escribió una guía llamada "Consejos sexuales para maridos y mujeres de 1894", que se ha sido republicada en pleno siglo XXI.

Con el objetivo de ayudar a las mujeres a enfrentar la "terrible experiencia del sexo", Smythers publicó el libro en el que recomendaba principalmente "hacerlo poco y de mala gana".

Para medir el contraste, el sitio en internet The Sun.co.uk comparó dicha guía con el actual libro de Holly Hollenbeck "Sex lives of wives", en el que la autora recomienda a sus lectoras tener "la mayor cantidad de sexo grandioso para saciar sus necesidades sexuales".

Aquí algunos de los ‘tips' sexuales de hace un siglo

*
Una esposa inteligente permitirá como máximo dos breves experiencias sexuales a la semana, y conforme pase el tiempo ella deberá hacer todos los esfuerzos para reducir la frecuencia.

*
La mayoría de los hombres obtienen la mayor parte de su satisfacción sexual mientras reposan pacíficamente una vez que el acto sexual terminó. Por lo tanto, la esposa se debe asegurar que el esposo no tenga tranquilidad en ese momento para disfrutar, o de lo contrario podría verse animado a querer más sexo.

*
Una esposa inteligente hará uno de sus objetivos nunca permitir que su esposo la vea desnuda, y nunca permitirle a él mostrar su cuerpo desnudo a ella.

*
Durante la penetración, la esposa deberá mantenerse lo más rígida posible. El movimiento corporal podría ser interpretado como un signo de excitación por parte del optimista esposo.

3 comments:

  1. la frecuencia recomendada es la misma que aparece en la Torah, o me equivoco?

    ReplyDelete
  2. Me aventuro a afirmar que el esposo de Ruth Smythers no era precisamente un gran amante. Pobrecilla.

    ReplyDelete
  3. Vanessa8:33 AM

    Como el chiste: 'dicen las malas lenguas que no sabe nada de sexo oral'

    ReplyDelete